-LA PEONZA-

El juego de la peonza, “reinadera.”, “galdrufa” es un juego de habilidad y destreza. Consiste en lanzar al suelo la peonza, enrollada en una cuerda, haciéndola rodar sobre sí misma sobre la punta metálica del extremo. Dicha punta tiene que estar bien sujeta y encajada en la madera. Antiguamente esta pieza metálica se sacaba del pirulo de las bisagras de las puertas de las casas y se encajaba en el agujero con un “señalín de cagallón” para “enforigarlo.” En ocasiones se puede coger del suelo, una vez lanzada, reinando, y subirla por la cuerda; ponerla sobre la palma de la mano o lanzarla sobre otro participante como si se tratase de un juegos de malabares.

Material. Peonza de madera de haya o de carrasca, forma cónica, 6 cm. de altura y 4 cm. de grosor, con un extremo metálico en su punta. La cuerda o cordel, de algodón, de 1,20 m de longitud y 4 mm. de grueso. Para conservarlos se untan con tocino fresco para que no se “desfiluziasen”.

Campo de juego. Sobre un suelo de tierra o de cemento.
Ganador. Hay una modalidad de marcar un cuadrado en el suelo y tirar la peonza en el mismo sin que salga de él.
También lanzarla y contabilizar el tiempo que esta girando sin parar.
Tratar de lanzarla sobre otra “reinando” tratando de romperla o sacarla del cuadrado señalado sobre el suelo.
La peonza “reina” mientras está bailando; está “borracha” en las últimas vueltas y “gruñen” las agrietadas.

Fotos: 35 Kb. de tamaño medio. Hacer clic sobre ellas para ampliación en nueva ventana